Ganchoycross.com.ar – Quique Rodríguez

Archive for 22/09/10

22-9-2010: PABLO BARBOZA, CON EL SILENCIO DE SU TRABAJO Y EL PODER DE SUS PUÑOS YA EMPIEZA A HACER RUIDO: “Una descalificación que no lo descalifica”

Publicado por Quique Rodríguez en septiembre 22, 2010

Esta misma nota, pero con fotos, la podrás ver también en mi página web: http://www.ganchoycross.com.ar

El link para ingresar directamente a ese sitio web lo tenés en este mismo blog, abajo a la derecha. Cliqueá ahí y entrá. Gracias por tu interés.

Un fuerte abrazo a toda la gente de buena fe amante del buen boxeo.

Enrique Rodríguez.

4252-2757/1564597791.

———————————————

PABLO BARBOZA, CON EL SILENCIO DE SU TRABAJO Y EL PODER DE SUS PUÑOS YA EMPIEZA A HACER RUIDO

Una descalificación

que no lo descalifica

Por esa involuntaria vía propuesta por un grosero cabezazo de su contrincante, el novato rosarino se deshizo de un mañoso Leandro Almagro, a quien, igual, estaba venciendo con comodidad durante los cinco asaltos en los que se extendió el pleito.

POR ENRIQUE RODRIGUEZ

—————————————

http://www.ganchoycross.com.ar

San Fernando (Especial) – No es fácil desembarazarse de un oponente bicho, vivo, veterano, escondedor y aguantador como un Leandro Almagro (rosarino radicado en Tigre,32 años, 58,500 kilos, 9 victorias, 14 derrotas, un empate, 2 nocauts quien, como si esas cualidades fueran escasas, encima siempre se presenta en impecables condiciones físicas como para complicarle la vida al más pintado. Y un coterráneo de la otrora Chicago Argentina lo logró con tanta amplitud en el desarrollo como accidentadamente en la resolución. Ese fue el invicto rosarino Pablo Barboza (25 años, 59,650 kilos, zurdo, 12-0-0, 5 K.O.), que dio un paso adelante en la consideración del mundo pugilístico nacional aunque, claro está, todavía le faltaría algo más de rodaje frente a los más experimentados para abrir un contundente juicio de valor sobre sus reales posibilidades futuras.

Sin embargo, Almagro ha sido un nuevo eslabón exitoso en la cadena de triunfos frente a pugilistas experimentados que encadenó Barboza en sus últimas actuaciones.

En efecto, los nombres de Alejandro Burella Ciacia, Eduardo Monge y Diego Mora, además del citado Almagro -sus últimos cuatro contrincantes- supusieron una elevación del umbral de exigencia respecto de la experiencia, tal como rezaba el gran Ringo Bonavena con aquella frase que lo inmortalizó: “La experiencia es un peine que te dan cuando te quedaste pelado”.

Y si bien es cierto que el propio Barboza es peladito, lo es por convicción y opción y no porque no le queda otra. Entonces todavía está muy a tiempo de aprender, de mejorar y de intentar dar el salto de calidad frente a boxeadores de similar experiencia que los nombrados pero que tengan más calidad, algo que no les sobra a los que ya han cruzado guantes frente a él.

Por esa razón, resulta muy saludable que los manejadores del rosarino le pingan enfrente a probadores cuasi innoqueables (solamente dos perdidas antes del límite sobre las 14 en las que sucumbió) como Almagro, un pugilista que, salvando algunas distancias, es de una similar raza que los Adrián Flamenco, Miguel Leonardo Cáceres y Guillermo de Jesús Paz, bravíos y molestos si los hay.

VELOCIDAD Y POTENCIA

FRENTE A DESORDEN

¿Cómo logró Barboza desenredar esa enmarañada madeja? Sencillamente con su mayor velocidad, producto de la frescura que le otorga el hecho de no haber sufrido ninguna paliza, a la que le sumó, renglón seguido muchas variantes de potentes descargas, habida cuenta de que, por llegar antes, primereaba a su adversario y encontraba el tiempo, la distancia y los ángulos más propicios como para hacer daño.

¿Qué hizo Almagro para disimular tamaña desventaja? Lo que pudo. Debido a que por aguantar mandobles rivales sus reflejos defensivos no son los mismos que cuando se inició en esta aventura, y pese a los denodados esfuerzos que hacía para propiciar un marco de aparente paridad, siempre, siempre, Barboza pegaba antes, más y mejor. Y así fue durante toda una interesante lucha de estilos disímiles y bien marcados.

Aunque Barboza no es un noqueador nato, sus manos causan daño cuando entran justas y, dentro de un picante primer asalto que se llevó por extensas diferencias, lo demostró tanto durante el primer minuto, cuando tomó decididamente el centro del ring y castigó desde la media y corta distancia con ganchos y cruzados, así como en los últimos sesenta segundos, cuando dio el paso atrás e hizo trastabillar a un Almagro mal sustentado con sus pies en línea y demasiado abiertos, con un certero 1-2 al mentón.

Como esa fórmula no le había otorgado ningún dividendo, Almagro quiso cambiar de táctica y trató de meterse en el palo por palo en el segundo capítulo para intentar cambiar una historia que venía cambiada con mandobles indescifrables lanzados desde los más inverosímiles ángulos.

Pero ni siquiera así logró su misión, ya que, tranquilo y seguro en su accionar, Barboza lo volvió a paralizar con un cruzado diestro a la mandíbula seguido de un impacto similar pero del puño izquierdo, que fueron los últimos de una serie de impactos que hicieron mella en su humanidad.

Ante un oponente cansado y maltratado, el zurdo rosarino estableció nuevamente nítidas diferencias en el tercer round, pero le faltó -pecados de novato- el golpe justo del nocaut para acabar allí mismo con la contienda ya que, por su espíritu guerrero, dio el paso adelante y se sacó él mismo la distancia, en lugar de dar el paso atrás, dejarlo venir y castigarlo.

Desde allí hasta la definición tan desgraciada como provocada por la impotencia de un Almagro exhausto pero guapo, se observó el lunar más grande en la labor de Barboza.

Probablemente por no encontrar las respuestas necesarias para culminar precipitadamente la lucha, el zurdo rosarino se dejó deslucir en el cuarto episodio por un viejo zorro como Almagro.

Y la razón fue muy simple: al también cansarse él por la refriega y por la cantidad de impactos enviados, Barboza se asemejó en el ritmo más pausado a su contrincante, quien sacó provecho de esa circunstancia para establecer, con un supremo esfuerzo, mínimas distancias en ese parcial.

Hasta que apenas comenzado el 5º, Almagro embistió a cabezazo limpio y le provocó un corte malo en su ceja izquierda a Barboza, provocando que, correctamente el árbitro Jorge Basile determianra la descalificación lisa y llana de La Lepra ante la imposibilidad de su rival de continuar combatiendo.

TIEMPO AL TIEMPO

Ya habrá tiempo para pensar en los Roberto Pocho Arrieta, Israel Pérez, Vicente Martín Rodríguez y Bruno Godoy, por citar a algunos de los que están gobernando el ranking argentino. Pero, por ahora, ¡bien por Pablo Barboza!: si no lo apuran con desafíos inalcanzables puede seguir progresando y grabar su nombre entre los que, paulatinamente, van dejando de ser promesa para convertirse en realidad.

——————————–

MAÑANA, JUEVESS 23 DE SEPTIEMBRE:

¡ EN EL RESPALDO DE LA RETENCION EXITOSA DE ERICA FARIAS EN SAN FERNANDO, EN UNA DE SUS HABITUALES “PINCELADAS” NUESTRO AMIGAZO “ROBI” COBE ANALIZA LAS VICTORIAS DE ABEL ADRIEL Y LAURA LECCA!!!; ¡ESTE SITIO WEB CUMPLIO 21 MESES ININTERRUMPIDOS SUBIENDO TODOS LOS DIAS, SIN FALLAR UNO, UNA NOTA DE PRODUCCION PROPIA! GRACIAS A TODA LA GENTE AMANTE DEL BOXEO DE BUENA FE POR SU APOYO; LES RECUERDO QUE  QUIENES QUIERAN PUBLICAR SU AVISO EN ESTE SITIO WEB PUEDEN COMUNICARSE AL 4252-2757/o al celular: 1564597791;  O AL E-MAIL: enriquelrodriguez@yahoo.com.ar: ¡DALE, SUMATE A ESTA PROPUESTA: NECESITO TU APORTE PARA DEDICARLE MAS TIEMPO Y ESPACIO A ESTA PASION COMPARTIDA!

Publicado en General | Leave a Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 414 seguidores

%d personas les gusta esto: