Ganchoycross.com.ar – Quique Rodríguez

Archive for 12/12/08

13-12-2008: LA MOLE MOLI SE ENFRENTA A MAURO ORDIALES: LA CRONICA DE UN NOCAUT (OJALA QUE NADA MAS) ANUNCIADO

Publicado por Quique Rodríguez en diciembre 12, 2008

LA MOLE MOLI ES AMPLIO FAVORITO ANTE MAURO ORDIALES

No digan que no les avisé

o la crónica de un nocaut

(ojalá que nada más) anunciado

 

En un simulacro de combate con equivalencias liberadas, el Gigante cordobés tiene todo para vencer debido a su mayor contextura física, altura y potencia inusitada para la máxima categoría, en la que el bahiense, un crucero puro, debutará luego de haber caído dos veces frente a Víctor Ramírez, en sus únicas dos salidas de este año.

POR ENRIQUE RODRIGUEZ

El anuncio oficial dirá que esta noche, desde las 24, en el polideportivo Vicente Polimeni de la mendocina Las Heras, con televisación de TyC Sports, el campeón argentino de los pesados, el cordobés Fabio Moli (39 años, 38 triunfos, 7 derrotas, sin empates, dos sin decisión, 25 K.O.) combatirá, sin exponer su corona frente al bahiense  Mauro Ordiales (33, 20-5-0, 19 K.O.), que se presentará por primera vez en la máxima categoría ya que desde el lejano 2004 que no pesa más de 90 kilos, siendo un crucero hecho y derecho.

Mientras tanto, en el semifondo, otro cordobés, el superpluma Sergio Priotti (20-6-1, 7 K.O.) cruzará guantes ante el anfitrión Leonardo Cáceres (12-10-2, 4 K.O.), en un duelo a seis capítulos.

Pero el peligro acechará el estadio mendocino apenas ambos asciendan al cuadrilátero ya que Moli, que jamás pesó menos de 112 kilos en su larga carrera, y le lleva normalmente no menos de 15/20 kilos a su oponente -salvo los casos de Daniel Neto y Jorge Dáscola, quienes fueron, al enfrentarlo, los únicos que pesaron más que él- no solamente es el amplio favorito para alzarse con una victoria cantada sino que, ojalá que quien esto escribe se equivoque, puede producirle daños irreparables sobre la humanidad del guapo bahiense, con la amenaza de dejar secuelas imprevisibles para su futuro.

En tal sentido, vale remarcar que las diferencias que separan a uno y otro son abismales. El Gigante de Villa del Rosario viene de obtener dos éxitos contundentes en 2008 y otros tantos en el año anterior, sin bajar jamás de los 113 kilos. En agosto, pesando 119, le ganó por paliza en el 1º round a Manuel Pucheta en Tucumán, luego de tirarlo brutalmente en dos oportunidades en pocos segundos, aunque oficialmente el cordobés fue declarado vencedor por descalificación, aunque todo se encaminaba hacia un K.O. efectivo ya que ante la inexorable cuenta del árbitro Francisco Wolfart pero los segundos de Pucheta invadieron el cuadrilátero para evitar una derrota que en los registros estadísticos figurara por la vía rápida.

En febrero, demolió por K.O. en el 2º a Héctor Sotelo, en San Luis; en diciembre de 2007, vapuleó a Lisandro Díaz por K.O.T. 5º así como en octubre hizo lo propio con Luis Ricail -K.O. 1º-, ambos en Córdoba. En el crepúsculo de su dilatada campaña se puso las pilas, bajó casi 15 kilos y se entrenó como pocas veces lo había hecho, recogiendo los frutos merecidamente. 

Como atenuante se podría afirmar que no solamente por el hecho de pesar más que su oponente tendrá la pelea ganada de antemano. Se podrá aducir que La Mole perdió frente a rivales a los que les llevaba varios kilos de ventaja, como en sus frente a dos clase A como Marcelo El Gordo Domínguez -ante quien sucumbió en tres ocasiones- y su revés contra el ucraniano Wladimir Klitschko (ambos campeones mundiales) o ante  Taras Bidenko y Matt Skelton, que fueron poseedores de coronas intercontinentales.

También para intentar desmentir el supuesto favoritismo de La Mole frente al bahiense, la semana pasada ocurrió, en el orden internacional, el filipino Manny Pacquiao dejó al borde del retiro al mítico Oscar De la Hoya tras pegarle hasta en el aliento, siendo que el asiático se inició como mosca (50,802 kilos) y capturó luego 4 títulos mundiales hasta que con el tiempo engordó varios kilos para llegar a enfrentar al Golden Boy  como welter (66,678).

Sin embargo, para refutar a aquellos que se juegan una fichita por el bonaerense deberían recalcársele que Moli cayó frente a Domínguez, que ha sido el mejor argentino de los pesos grandes (mediopesado, crucero y pesado) de los últimos 28 años, desde el retiro de Víctor Emilio Galíndez, mientras que qué decir del menor de los Klitschko que junto con su hermano gobiernan cómo y cuando quieren el mundo de los gordos. Y Ordiales, Perogrullo mediante, no es ni Domínguez ni Klitschko, mientras que Moli, hoy por hoy es el único albiceleste en condiciones de hacerle alguna cosquilla a algún clasificado en el orden mundial que pese más de 90,700 kilos.

Por su parte, Ordiales viene de un 2008 de escasa actividad y con resultados para el olvido ya que cayó en dos ocasiones frente a Víctor Ramírez, la primera por puntos y la última por nocaut técnico en el 11, luego de besar la lona en dos oportunidades. Y no puede negarse que tiene tanto una pegada explosiva, con 19 definiciones por la vía de la almohada en sus 20 éxitos como una mandíbula de cristal -4 de sus 5 caídas fueron antes del límite-.

Pero sus golpes son potentes para derribar oponentes y su escasa absorción al castigo las demostró dentro de su peso natural, por lo el abismo entre él y su rival de hoy se ensanchará hasta límites insospechados. Por el bien del boxeo sería bueno que La Mole se apiadara de Ordiales y juguetee por un rato como hizo en su momento, un lejano 2 de octubre del ´80 en el Caesars Palace de Las Vegas, Larry Holmes ante el gran Muhammad Alí, de quien había sido su sparrings y no quiso pegarle hasta que el árbitro Richard Greene dictaminó el nocaut técnico en el 10º capítulo.

Dios quiera que así sea. Por supuesto que existen algunos periodistas comparten esta sensación. De todos modos, me autoabsuelvo de las consecuencias que puede acarrear esta ¿pelea?

El único argentino que por su contundente contextura física podría plantársele frente a frente a La Mole sería Gonzalo Basile, actualmente ranqueado 15º en el escalafón mundial OMB luego de atrapar un par de títulos “internacionales” pagos, rentados, de poca monta, pero que le sirvieron como peldaño para obtener una mínima consideración fronteras afuera, tras continuar con su costumbre de voltear brasileños a troche y moche. De todas formas, su endeblez anímica a la hora de recibir castigo o coloca apenas un par de escalones por encima de Ordiales a la hora de enfrentarse en un hipotético duelo ante Moli.

Vale recordar como muestra, los dos K.O. sufridos por El Patón ante el campeón sudamericano de la categoría César Acevedo -el primero, en noviembre del año, en Independiente de Avellaneda, hasta hizo temer por su vida, tras sucumbir en el 1º asalto y quedarse cerca de 10 interminables minutos inmóvil tirado en el tapiz, mientras que en el segundo, en abril de este año en el CEDEM nº 2 de Caseros, donde cayó por K.O.T. en el 5º capítulo nunca pudo reponerse de la sombra de la definición rápida anterior-, para poner también en duda la capacidad del pugilista de Lanús radicado en Monte Grande y apoyado por el sindicato de Camioneros.

Encima, Alberto Zacarías, el mismísimo entrenador de Acevedo había pedido untiempo atrás lisa y llanamente la exclusión de Moli de veladas donde tuviera que enfrentar a boxeadores argentinos luego de que surgiera la posibilidad de que su pupilo ante El Gigante de Villa del Rosario: “Ni loco estaré en el rincón de Acevedo si un día se le ocurre la locura de enfrentar a La Mole. Yo le doy mi porcentaje a otro que quiera subir con él pero no quiero ser cómplice de un asesinato. A Moli la FAB debe prohibirle que pelee frente a boxeadores argentinos ¿No vieron cómo le noqueó a Lisandro Díaz? Ese tipo pega con saña y un día va a matar a uno”.

Tengo algunas diferencias conceptuales respecto del manejo de Zacarías hijo con sus pupilos que en este caso no son materia de debate. Sin embargo, en esta ocasión, coincido un ciento por ciento con sus apreciaciones.

La FAB todavía está a tiempo de cancelar esta pelea, está a tiempo de evitar un asesinato que, Dios quiera, sea solamente boxístico. Podrá parecer un diagnóstico agorero y sombrío que mañana podrá parecer ridículo si es que Moli se apiada de Ordiales. Pero creo que, más que nunca, hoy más vale prevenir que luego soportar daños irreparables.

Después no me digan que no les avisé. 

 

DEBUTA UN NUEVO

RETOÑO FEMENINO

Sabrina Pérez cuenta con una dilatada trayectoria en el terreno amateur, en el que es actual campeona provincial de las categorías gallo y pluma. Es integrante del gimnasio Casanova Boxing club y es entrenada por Diego Arrúa, responsable del gimnasio casanovense, que funciona en el club Casanova Oeste, también conocido como Petete.

El debut de la matancera, quien tiene como referente a La Tigresa Marcela Acuña, se dará en la categoría gallo -53,500 kilos- frente a Yanina Acuña. Si bien realizó un par de presentaciones en el último semestre, la boxeadora casanovense no combate en forma oficial desde fines del año pasado, cuando defendió con éxito las coronas provinciales correspondientes a las divisiones gallo y pluma. En todo este tiempo gestionó la licencia para combatir como profesional, con la que ya cuenta, y mantuvo una rutina de entrenamiento que le permite llegar en la mejor forma al estreno.

­Por otro lado, el festival de boxeo de hoy contará además con cinco combates preliminares, todos en el campo amateurs y que tendrán como protagonistas a otros representantes del Casanova Boxing Club, como Alan Toledo, Mariano e Ignacio Sánchez, Débora Salinas y Cristian Ramírez.

Alan Toledo tendrá enfrente a Juan Rodríguez (categoría pluma, 57 kilos; Mariano Sánchez ante a Jesús Tiscornia (en mediano, 75 kilos); Débora Salinas ante Maira Almirón (división pluma, 57 kilos); falta definir los rivales de Ignacio Sánchez, en liviano (70 kilos) y de Cristian Ramírez, en mosca (50).

——————–

 

 

 

 

 

 

Publicado en General | 1 Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 414 seguidores

%d personas les gusta esto: