Ganchoycross.com.ar – Quique Rodríguez

17-11-2008: MARTÍN COGGI: EL PRINCIPITO SE RECIBIÓ DE PRÍNCIPE. (ADEMÁS, EL 18-11-2008 AGREGUÉ EL TRIUNFO DE GASTÓN VEGA)

Publicado por Quique Rodríguez en noviembre 17, 2008

MARTÍN COGGI SE CONSAGRÓ CAMPEÓN SUDAMERICANO SUPERLIVIANO AL VENCER POR PUNTOS A WILFREDO VILCHES

 

El Pincipito se recibió de Príncipe

 

El hijo del ex tricampeón mundial -presente en su rincón- se ganó por derecho propio su nonbre en el boxeo sudamericano. Con una exhibición boxística de alto nivel y una muestra de carácter inédita en él hasta la medianoche del último sábado, derrotó por puntos al pampeano luego de propinarle una verdadera paliza en buena parte de la atrapante contienda. 

 

 

POR ENRIQUE RODRÍGUEZ

25 de Mayo, La Pampa (Especial) – Una grata sorpresa sobrevoló el cielo pampeano y se posó repentinamente sobre el Polideportivo Municipal de esta ciudad en la medianoche del último sábado: la consagratoria actuación del zurdo de Brandsen radicado en Quilmes, Martín Coggi (25 años, 63,100 kilos, 21 triunfos-2 derrotas, 1 empate, 11 K.O.), quien se coronó campeón sudamericano de los superlivianos al vencer ampliamente por puntos en fallo unánime al experimentado mendocino establecido en suelo pampeano, Carlos Wilfredo Vilches (32, 63,400, 54-8-2, 31 K.O.) -favorito para los entendidos, incluido quien esto escribe, por un amplio 10 a 1- en un duelo apasionante de 12 rounds entre la mejor técnica del visitante y el coraje del dueño de casa, donde pasó de todo: una cuenta de protección sufrida por el ex monarca sudcontinental en el 4º asalto ante un espectacular cross zurdo que lo conmovió, descuento de un punto para ambos, algunos erráticos fallos del árbitro Daniel Rodríguez y un par de ascensos del médico de turno por el ojo derecho en compota del local, entre otros atractivos ingredientes.

Las tarjetas de los jurados no admite ningún tipo de reparos: Jorge Garallo: 118-111,5; Omar Tapia: 118,5-110 y Aníbal Dufur: 116,5-113,5. En tanto, mis guarismos también favorecieron al Principito por 117,5-110,5.

La clave del triunfo del de Brandsen estuvo en su frescura y en su capacidad para encontrar las variantes que más le convenían a la hora de definir la mejor distancia para descargar sus impactos ante una evidente ausencia de reflejos defensivos de un Vilches que pareció sentir la dura derrota por nocaut frente a Juan Urango, en una eliminatoria mundialista disputada en abril en Estados Unidos.

La tónica del choque fue prácticamente calcada desde el primer segundo hasta el final, con Vilches tomado el centro del ring y buscando sin pausa y sin encontrar la medida la humanidad de un Coggi que, plantado de contra, fue el protagonista absoluto de la pelea y casi siempre manejó los hilos por su mayor velocidad y justeza para descargar certeros y variados envíos, especialmente el jab de derecha y los ascendentes. Únicamente en el 6º capítulo, a sabiendas de que su rival estaba sintiendo sus golpes, Coggi salió a definir el pleito y casi lo consigue, provocando, en ese tound y en el siguiente, la subida al cuadrilátero del médico de turno, quien finalmente, le dio el crédito al anfitrión.

Salvo el 3º, 8º y 9º (¡por fin le descontaron un punto!, esta vez por un golpe en la nuca) que se los adjudicó Vilches por escaso margen debido a que logró asestar algunos mandobles, el resto del combate fue una exhibición del hijo del ex tri campeón mundial, quien, además, subió esta vez un inmenso escalón en el rubro carácter, al superar anímica y mentalmente la adversidad de ser visitante absoluto, de sostener, a pie firme y sin quedarse con ningún vuelto, los intercambios de golpes que

le propuso el ex campeón.

Por otra parte, la victoria de Coggi -sin dudas, la mejor de su campaña- adquiere mayor relieve porque la logró frente a un verdadero clase A del boxeo internacional y porque se mantuvo estoico para no reaccionar ante un par de fallos injustos a los que lo sometió el referee Rodríguez.

El árbitro merece una mención aparte, habida cuenta de que tardó una enormidad en descontarle un punto a su rival (lo hizo luego de media docena de advertencias) por la reiteración sistemática de la cabeza como un vulgar tercer puño y, también se mostró errático en el 4º capítulo al descontarle una unidad al nuevo campeón luego de que éste le metiera una excepcional contra envasada en un cruzado zurdo dejó sentado contra las cuerdas a Vilches y le siguió pegando porque no había tocado la lona, un hecho totalmente lícito.

Justamente, el Principito logró las mayores distancias a su favor en el 4º -el mejor de la pelea porque también se la jugó Vilches- y en el 10º, cuando le propinó una verdadera paliza a su rival.

Con la victoria en el bolsillo, Coggi se dedicó a regular el ritmo en los dos últimos rounds, con salidas laterales, piernas y jabs ante el desconcierto de un Vilches que, de todas maneras, merecería un desquite por su entrega.

El camino se le despejó repentinamente a Coggi Jr. De su evolución y de aprender y aprehender los consejos de su padre y de la constancia en los entrenamientos depende su futuro. Hasta ahora, salvo honrosas excepciones como Martín Alzugaray, su carrera ha sido protegida frente a oponentes de escaso relieve. Sin embargo, en esta ocasión asumió exitosamente el riesgo de dar varios saltos de calidad.

Aún así, de ahora en más, habrá que observar su carácter para enfrentarse con otros difíciles peldaños como Rodolfo Epi Martínez, Carlos Finito Ahumada, Raúl Balbi o Daniel Brizuela; y ni qué hablar de los César Cuenca -campeón argentino-, Marcos Maidana y Lucas Matthysse…

GASTÓN VEGA CONSERVÓ SU

INVICTO CON FACILIDAD

 

POR ENRIQUE RODRÍGUEZ

25 de Mayo, La Pampa (Especial) – En el combate preliminar más destacado de la noche, previo a la consagración de Martín Coggi, el triunfo le sonrió al invicto mediano chubutense Gastón Vega (25 años, 70,300 kilos, 5 victorias, sin derrotas ni empates, 2 K.O.), quien derrotó por ampliamente puntos en fallo unánime al marplatense Claudio Canobbio (27, 72,800, 2-1-0, 1 K.O.). Las tarjetas de los jurados avalaron con creces el dominio del pupilo de Walter Crücce: Jorge Garallo: 59-56,5; Omar Tapia: 59-55,5 y Aníbal Dufur: 59-57. Mis guarismos también se encaminaron en la misma dirección: 59-55,5 para el radicado en Chichinales.

Plantado de contra, Vega dominó todos los asaltos, adjudicándose los 3 iniciales por escaso margen y, luego, con absoluta autoridad el trío de capítulos restante, al usufructuar su mayor velocidad y justeza en los impactos ante un Canobbio que, atrapado por un cansancio prematuro que se emparentó con una deficiente preparación atlética, se entregó mansamente a su destino de derrota.

En un áspero inicio, Canobbio tomó el centro del cuadrilátero pero no supo bien para qué, dado que, salvo algún que otro imperfecto mandoble que rozó la humanidad de su oponente, jamás logró imponerse en la contienda. En cambio, con combinaciones de ascendentes al plexo solar y cruzados diestros a los planos altos, Vega ganaba la porfía. El 2º fue un calco del 1º y el resultado fue similar: Canobbio achicaba pero sin pegar y Vega, en réplica, conectaba los mejores impactos. A partir del 3º, el ritmo se tornó algo más lento pero de similares características a los dos asaltos iniciales, dado que el chubutense, cómodo con el monocorde y errático planteo de su rival, se dedicó a ampliar las ventajas con la misma fórmula. De todas maneras, la única satisfacción para el marplatense fue que, correctamente, el árbitro Daniel Rodríguez le descontó un punto a Vega por pegar claramente debajo de la línea del cinturón.     

No obstante, esa fue la única y última sonrisa que el pleito le dibujó al pugilista manejado por Enrique Fernández ya que, abrumado por un cansancio atroz que le hizo pagar una larga inactividad (en 2008 realizó dos de sus tres combates profesionales, luego de haber debutado en 2003), ya casi ni levantó las manos y recibió el castigo de un Vega que, agrandado por la pasividad de su contendiente, desempolvó su izquierda en punta y conectó algunos ascendentes y cruzados efectivos que lo alejaron definitivamente en las tarjetas.

Completaron la velada:

Oscar Mutuverria (59,500) GPP 4 a Aldo Soloppi (60,800) y Jorge Tartuferi (89,400) GKOT 1 a Juan Sosa (85,550).

———————————-

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 414 seguidores

%d personas les gusta esto: