Ganchoycross.com.ar – Quique Rodríguez

Archive for 14/09/08

14-09-2008: Aldo Ríos retuvo el título argentino liviano frente a Nazareno Ruiz: aplausos de pie para los dos

Publicado por Quique Rodríguez en septiembre 14, 2008

 

¡GRACIAS A LOS DOS POR TANTO BOXEO!

 

POR ENRIQUE RODRÍGUEZ

(Especial)

Cambiante, polémica y con suspenso en el veredicto final, de una excelsa técnica de ambos pugilistas. Fue un verdadero peleón -candidato al mejor del año-  en el que el neuquino Aldo Ríos (60,700 kilos, 34 años, 46 triunfos, 4 derrotas, 1 sin decisión, 11 K.O.) retuvo con esfuerzo su corona argentina de los livianos al derrotar por puntos en 10 rounds, en fallo unánime, al bonaerense Nazareno Ruiz (60,500, 28, 26-12-0, 9 K.O.), en el estadio Ruca Ché de la capital neuquina. Salvo la tarjeta de Carlos Scarilli (95-94 para el campeón), los otros dos jurados vieron otra pelea o se dejaron influenciar por la localía del Galán: Jorge Garallo: 98,5-95,5 y Mario Vieri: 98-94,5. Mi tarjeta favoreció al anfitrión por 96-95.

El pleito tuvo todos los condimentos para atrapar la atención del espectador ávido de buen boxeo, una materia pendiente para buena parte de los pugilistas de nuestro país. Esto es que los dos contendientes hicieron gala de una alta escuela boxística en un interesantísimo combate que se recordará por un buen tiempo y que, justamente, pareció un homenaje al día del boxeador, que se celebra hoy, 14 de septiembre como recordatorio del duelo que ese día de 1923, hace ya 85 largos años protagonizaron El Toro Salvaje de las Pampas, Luis Angel Firpo, frente al campeón mundial pesado Jack Dempsey, en el Polo Ground de Nueva York.

Comenzó mejor el monarca que, plantado de contra, prevaleció en los dos primeros capítulos (en el 2º más claramente que en el inicial) sobre la base de su mayor actividad y justeza a la hora de conectar los impactos, siendo los cruzados sus mejores armas para encontrar la diferencia, aunque los ganchos al cuerpo por parte de Ruiz, impecablemente preparado desde lo físico, lo preocupaban sobremanera al dueño de casa.

De todas formas, en el 3º reaccionó el retador que usufructuó el prematuro cambio de aire de su oponente para acortar diferencias apoyado en un recto zurdo y combinaciones a los planos bajos que coronó, sobre el final de ese round con un cruzado diestro que desconcentró al campeón. En el 4º llegó un error clave del árbitro Daniel Rodríguez, quien convalidó una palanca y empellón del neuquino que provocó la caída de Ruiz y la posterior cuenta de protección al considerarlo como un golpe lícito. De haber pedido la repetición en el monitor de la televisión, tal como lo acepta el reglamento de la FAB, se habría percatado de su yerro y, probablemente, otro hubiera sido el cantar.

Lejos de amilanarse por la adversidad, el pugilista de Chacabuco radicado en Mar del Plata se llevó ajustadamente el 5º y con mayor holgura el siguiente capítulo. Sobre la base de su mayor velocidad para ganar en el anticipo y con una técnica que nada le envidió a su encumbrado contrincante, Ruiz colocó golpes de excelente factura en ese segmento, siendo los mejores ejemplos dos directos y otros tantos ganchos a los planos bajos a los que le adosó un uppercut y un cross derecho al rostro de un sorprendido Ríos que comenzaba a ver cómo peligraba su triunfo parcial.

Desde allí hasta el epílogo del emotivo pleito, se prestaron involuntariamente el triunfo en repetidas oportunidades, ya que el 7º fue para el campeón argentino con amplitud porque aceleró el ritmo y metió algunos cruzados que llegaron certeramente a destino; el siguiente se lo alzó ajustadamente el bonaerense por golpes similares, mientras que el 9º fue para el Galán y sus ascendentes, y el último y dramático se lo alzó el visitante que encontró ese premio como producto de sus cross y una actitud encomiable para buscar dar vuelta la pelea ante el estatismo y cansancio de su veterano rival.

Ganó con justicia Ríos en la revancha de un primer choque en el que había resultado vencedor allá por 2003. Sin embargo, Ruiz y su gran labor y el público, que los premió de pie con aplausos, se merecen un tercer duelo.

BILLI GODOY Y SU AMPLIO TRIUNFO SIN BRILLO

Tiene técnica, talento natural, trabajo de gimnasio, buena preparación física, es rápido, certero, está invicto, es joven y ya tiene experiencia internacional. Tuvo todos los atributos para lucir…pero no brilló. Así fue la performance del mediano neuquino Billi Godoy (21 años, 71 kilos, 12 triunfos, sin empates ni derrotas, 6 K.O.) que derrotó claramente por puntos, en fallo unánime, al guapo, aguantador y sanguíneo zurdo riojano Pablo Cortés (28, 72, 6-8-0, 2 K.O.), quien pese al resultado adverso, le puso al duelo la pimienta que no le ofreció el vencedor.

Mi tarjeta (99,5-92,5 para el imbatido) coincidió con las de los jurados (Omar Tapia: 100-93,5, Jorge Pedernera. 100-91,5 y Aníbal Dufor: 100-92). Sin embargo, esa no es la cuestión de una contienda que se adivinaba de antemano favorable al pibe que ya combatió en Austria en 6 ocasiones, debido a las notables distancias entre su atildada línea y la escasez de recursos de su oponente. El tema pasó porque el neuquino jamás apretó el acelerador para reflejar con una victoria contundente las abismales distancias que lo separan de Cortés. Probablemente su padre Bruno le haya remarcado la conveniencia de sumar rounds para acentuar su buen boxeo y agregarle ritmo de combate, ya que jamás Billi había sido fondista de 10 capítulos.

Pero lo real fue que el corazón lo puso Cortés. Mezquino, demasiado precavido y conservador, Godoy nunca pudo poner a su empeñoso oponente en situación real de nocaut. Y aunque el local, desde mi óptica, ganó casi todos los asaltos, decidí premiar a Cortés con la victoria parcial en el 9º por escaso margen, debido a su búsqueda insistente de torcer el rumbo de un pleito con resultado cantado, aún a sabiendas de que su boxeo no le alcanzaría para lograrlo.

Ganó bien Godoy en un choque de trámite repetido y monocorde, al mejor estilo de César Cuenca, haciendo lo justo y necesario para sacar la ventaja en cuentagotas, round por round, haciendo las cuentas del almacenero.

De todas maneras, deberá tomar nota del ejemplo de su ocasional rival del sábado para copiarle el orgullo, el alma, el corazón y, de esa manera, convertirse en un boxeador más completo desde el aspecto anímico para que pueda recurrir a él cuando las papas quemen, en el futuro, frente a rivales de mayor envergadura. Seguramente, Billi Godoy esas virtudes las tiene dentro de su ser; solamente falta que en las próximas pruebas las saque a relucir con todo su esplendor.  El árbitro fue Daniel Rodríguez.  

Resultados del resto de la velada:

Martín Coggi (60,600) G.K.O.T. 3º a Aníbal Pieroni (61,400).

Bruno Godoy (60,500) GPP 6 a Julio César Ruiz (61,200).

Juan Alberto Godoy GPP 6 a Gastón Isasmendi.

 

Publicado en General | Leave a Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 414 seguidores

%d personas les gusta esto: